Dal nonno – Italiano sin gluten y sin lactosa en Castelldefels

La semana pasada me tocó un sorteo de una cena de San Valentín en el restaurantae italiano Dal nonno en Castelldefels. Aprovechamos la ocasión para probar su comida, ya que tenía este restaurante fichado para hacer una visita algún día.

Este restaurante está situado en la Avda. Constitución, 60 en Castelldefels muy próximo al centro comercial l’Anec Blau. Castelldefels está muy cerca de Barcelona y en pocos minutos en coche podréis llegar al restaurante. Además, este pueblo es conocido por su playa así que, si en verano estáis por la zona… ya sabéis.

En Dal nonno, a parte de estar muy informados y preparados sobre celiaquía… también están preparados para cualquier tipo de intolerancia. Todos los platos de su carta pueden ser sin gluten y, la gran mayoría también sin lactosa. Pero, además, también pueden prepararlo para APLV, intolerancia a la fructosa, sorbitol, entre otrasEstán en la “Associació de celíacs de Catalunya y tienen un horno a dos niveles para las pizzas, donde las nuestras, las sin gluten, van arriba para evitar su contaminación.

Pues bien, como he comentado antes, la cena que nos tocó en el sorteo era una cena para celebrar San Valentín, por lo tanto, tenían un menú cerrado con ese motivo. 

De entrante tomamos “Burrata con tomate seco y rúcula”. Como nos contaron, la burrata es un tipo de queso fresco italiano. La burrata principalmente está elaborada por mozzarella pero tiene una textura  más cremosa. Estaba muy rica y junto con los tomates secos y la rúcula tenía un toque mucho más rico.

De primero había “Raviolacchi de calabaza con salsa de setas”. El raviolacchi es una pasta fresca con una forma ovalada rellena de calabaza. Como sabéis, hay muy poca oferta de pasta rellena sin gluten en el supermercado… por ese motivo, nunca había probado una pasta rellena de calabaza y me gustó mucho.

De segundo nos sirvieron “Tagliatta de ternera al rosmarino”. La tagliatta es carne que se sirve con cortes para que pueda absorber mejor el aliño, en este caso, al rosmarino, con un toque de romero. También llevaba una base de puré para acompañar la carne. La verdad que estaba muy bueno pero si os soy sincera, no pude acabármelo todo y… además, me esperaba el postre!

Pues llegó el postre! Y qué postre! Un “Corazón de red velvet” con motivo de la temática de San Valentín. Este, además, era sin gluten y sin lactosa. No tengo palabras! Me gustó muchísimo! Realmente, me acabaron de ganar con un postre así! Jejeje!

Todo este menú lo acompañamos con un pan casero y un Prosecco, que es un vino blanco italiano.

Pues bien, esta fue nuestra cena de San Valentín, una experiencia muy buena en este restaurante. Nos quedamos con las ganas de probar una de sus pizzas. Así que, volveremos para poder hacerlo!

Booking.com