El café del Gallery

Hace unos meses visité el restaurante “El café del Gallery”, situado dentro de un hotel en el centro de Barcelona. Realmente, es el restaurante del Gallery Hotel pero, como pasa en la gran mayoría de hoteles, podéis ir a comer aunque no os alojéis en él.

Desconocía por completo este sitio. Un día, a mi pareja le regalaron una cajita “Smartbox”, la de una experiencia entre dos. A mí, me hacía gracia aprovecharla para ir a cenar un día pero, como muchos sabemos, en este tipo de packs no suelen tenernos en cuenta. La verdad que estaba bastante empeñada en ir a cenar, así que me puse manos a la obra con todas mis investigaciones.

Miré todas las ofertas que de todos los restaurantes. La gran mayoría ofrecían tapas y especificaban, por ejemplo: croquetas de muchos tipos, calamares a la romana, bombas de patata, albóndigas, brownie de chocolate con helado de vainilla de postre, entre otros. ¡Buenísimo! ¿Verdad? Pero… seguramente con gluten. Decidí averiguar si alguno de todos esos restaurantes servía esas tapas sin gluten. Evidentemente, todos ya sabemos la respuesta: ¡No!

Aún así, me quedaba un restaurante por mirar que no concretaba en que consistía su oferta; ponía: cinco tapas a compartir y dos copas de vino o cerveza. Entré en su web y… ¡bingo! Por lo menos, tenían el simbolito sin gluten en el menú de su web. Decidí llamar e informarme.

¡Por fin! ¡Encontré un sitio donde cenar sin gluten con la caja de regalo de Smartbox!

Por teléfono fueron super atentos, me dijeron que esas cinco tapas iban variando según los productos que tenían en cocina, pero, que si quería que las cinco tapas fueran sin gluten, no había ningún problema, ya que como el Smartbox hay que reservarlo por adelantado, ellos ya dejaban el aviso para que todo fuera sin gluten.

Pues bien, una vez allí, nos atendieron muy bien. Me dejaron cambiar la copa de vino o cerveza por un refresco, ya que no tenían cerveza sin gluten. Las cinco tapas estaban muy buenas y eran generosas. Realmente, no eran a compartir, ya que era un plato (en versión un poco más pequeña) para cada uno. Así que, no nos quedamos con hambre y pudimos cenar perfectamente. Incluso, a mí me costó acabármelo todo ¡jejeje!

Además, me dieron pan sin gluten que estaba ¡buenísimo!

Finalmente, como no entraba el postre, decidimos mirar la carta y pedirnos una espuma de crema catalana que era sin gluten.

Los desayunos del hotel también los sirven en el mismo restaurante. Me comentaron que además del pan disponen de bollería sin gluten. Así que, para aquellos que os interese un alojamiento de hotel en Barcelona, podréis disfrutar de vuestro desayuno sin gluten bajo previo aviso para que puedan tener previsiones y aseguraros que no os quedéis sin desayuno en el caso que coincidáis con más celiacos.

Os animo a visitar este restaurante y, si el tiempo os acompaña, a disfrutar de su preciosa y tranquila terraza.

Booking.com